MAXIMIANO, Marco Aurelio Valerio Maximiano Hercúleo —————————– (Marzo – 286 * Mayo – 305)

  • Sirmium (Panonia), 249 o 250  ♠♠♠♠ Massilia (Galia Narbonense), Julio – 310.

==============================================================

 “Diocleciano vio en él (Maximiano) a alguien en quien se podía confiar, que emprendería todas las acciones militares efectivas y cumpliría sus órdenes sin discusión, pero no tendría el ánimo ni la capacidad para volverse contra su amo”. -Isaac Asimov-

  El razonamiento de Diocleciano a la hora de emprender la nueva estructura del Imperio le hizo vislumbrar que no era suficiente compartir el trono, dividir el gobierno con dos co-Emperadores: esta situación ya se había dado en otros momentos de la Historia romana y, casi siempre, los resultados no fueron los deseados. Ocurrió con Marco Aurelio y Lucio Vero, con Geta y Caracalla, con Valeriano y Galieno, con Carino y Numeriano… y, salvo excepción, uno de los dos desaparecía sospechosamente. Por ello, Diocleciano eligió como compañero regente a un hombre de plena confianza, un hombre con talento para mandar pero, sobre todo fiel y con capacidad para obedecer; un individuo que fuera más gregario que líder. La opción recayó sobre su paisano, amigo y compañero de armas Maximiano.

Marcus Aurelius Valerius Maximianus

Marcus Aurelius Valerius Maximianus

  Marco Aurelio Valerio Maximiano nació en Sirmium (Panonia), actual Sremska Mitrovica (Serbia), en el año 249 o 250 y murió, suicidado, en Julio de 310 en Massilia (Galia Narbonense), hoy Marsella (Francia).

  Al igual que la mayoría de los emperadores originarios de la comarca de Iliria, en la segunda mitad del Siglo III todos provenían de allí, la familia de Maximiano también era de clase humilde: ascendientes campesinos o pequeños comerciantes de Panonia (Serbia), aunque también es posible que sus progenitores fueran inmigrantes de la Dacia, la provincia romana que abandonó Aureliano  en 272.

  Los historiadores de la época describen a Maximiano como un personaje bruto y con una cultura muy limitada (según cuenta Eumenius en el Panegírico de la época, cuando a Maximiano le hablaron de las estratégicas batallas entre Escipión el Africano y Aníbal Barca, reconoció no saber quién eran estos personajes), de carácter noble y gran sentido de la lealtad; el complemento ideal para un ambicioso político como Diocleciano. El escritor Lactancio deja entrever su desmesurado afán por el sexo, sobre todo por las jóvenes vírgenes; aunque es posible que esto sea incierto: Lactancio era un escritor cristiano discrepante de la legalidad romana y, seguramente, el disciplinado Diocleciano no le habría permitido a Maximiano, su pupilo, este tipo de atropellos.

Eutropia

Eutropia.

  En el año 288, Maximiano se casó con Eutropia, mujer siria que ya aportaba una hija (Flavia Maximiana Teodora) fruto de un matrimonio anterior con un tal Flavio Afranio Anibaliano: un ciudadano romano, también de origen sirio, que había desempeñado importantes cargos militares y civiles llegando a ser jefe del Pretorio y Cónsul en 292, año de su muerte. De este enlace con Eutropia, Maximiano, tuvo dos hijos: Marco Aurelio Valerio Majencio y Flavia Máxima Fausta. Curiosamente, los dos hijos y la hijastra estuvieron ligados al poder imperial: Teodora fue la esposa de Flavio Valerio Constancio, conocido como Constancio Cloro, Emperador de Occidente en 305 – 306; Fausta fue consorte de Flavio Valerio Aurelio Constantino, Constantino el Grande (306 – 337) y Majencio, Marco Aurelio Valerio Majencio, Emperador de 306 a 312.

  Maximiano, algo más joven que Diocleciano, realizó toda su carrera militar, siempre de manera exitosa, a la sombra de éste. Estuvo al servicio de Aureliano (270 – 275) en las campañas del Rin y del Danubio; participó, durante el reinado de Probo (276 – 282), en la contienda de Asia Menor contra los isaurios y, seguramente, durante el principado de Caro (282 – 283), intervino en la guerra contra los persas en Mesopotamia. Por último, apoyó a Diocleciano, en la lucha por el poder, contra el déspota Carino.

  En 285, Diocleciano, seis meses después de ser coronado Emperador en Nicomedia, donde estableció la capital del Imperio, otorgó el título de César a Maximiano encomendándole el gobierno de Occidente: África, Britania, Galia, Germania, Italia, Hispania,… capital, en principio, en Tréveris (Germania Inferior), y a partir de 286, en Mediolanum (Milán).

  La primera tarea de Maximiano, ya como César, fue acabar con los bagaudas: aldeanos y campesinos de la Galia, ninguneados y masacrados a impuestos por los gobernantes locales, que se organizaban como grupos armados de resistencia ante una crisis económica que estaba llevando a los sectores más desfavorecidos a la hambruna; según la versión oficial, eran bandas rebeldes formadas por delincuentes, asesinos, salteadores… que despreciaban la autoridad de Roma. Estos insurgentes, como ya ocurriera 440 años antes en Hispania con Viriato, también tuvieron sus líderes: Cneo Salvio Amando y Aulo Pomponio Eliano, ciudadanos romanos que, con el apoyo de francos y alamanes, se erigieron en comandantes de los sublevados causando numerosos destrozos a las legiones romanas. A finales de 285, principios de 286, Maximiano había pacificado la Galia, los insurrectos fueron sometidos y sus cabecillas apresados y ejecutados.

 El primero de Abril de 286, Diocleciano creó la “Diarquía”: otorgó a Maximiano los mismos poderes imperiales que él tenía, el Imperio Romano estaba gobernado por dos Augustos; esto sería así hasta 293 cuando ambos Emperadores, a instancia de Diocleciano, nombraron dos nuevos césares, uno cada uno, dando lugar a la Tetrarquía.

Imperio Romano en 293. Las 12 "diócesis" de Diocleciano.

Imperio Romano en 293. Las 12 “diócesis” fundadas por Diocleciano.

  Mientras el Emperador Diocleciano se ocupaba de Oriente, de los conflictos en los Balcanes con una nueva tribu oriunda de Sur de Rusia, los sármatas, y de zanjar las hostilidades con los persas en una hábil negociación con el Rey Bahram II; Maximiano, ya como Augusto de Occidente, tenía que solventar las batidas marítimas que piratas francos y sajones, pueblos de origen germano, realizaban por toda la costa Norte de la Galia (Britannicus Oceanus) controlando el Canal de la Mancha e impidiendo la comunicación con Britania. La misión de suprimir a estos bucaneros le fue asignada a Carusio, Marco Aurelio Valerio Mausaeus Carausio, un General de la Galia Bélgica al servicio de Maximiano. El intrigante Carusio, en lugar de contener a los rebeldes, pactó con ellos un tratado desligándose del poder de Roma; a esta componenda se le unieron las tres legiones establecidas en Britania declarando el Imperium Britannncus y proclamándose Restitutor Britanniae. Maximiano declaró en rebeldía al usurpador; esto era traición a Roma, por lo tanto, pena de muerte.

  En 288, el Augusto Maximiano organizó una flota con la finalidad de invadir Britania y deponer al impostor Carusio, pero debido a la precariedad, la precipitación y las inclemencias del temporal, la armada imperial fue demolida. Hubo que esperar a 296, cuando el César de Occidente, Constancio Cloro, rindió a los insurrectos. La segregación del Imperio Británico (Britania y Norte de la Galia) y sus dos expoliadores, primero Carusio (287-293) y después Cornelio Alecto (293-296), había durado nueve años; Carusio fue depuesto y asesinado por Alecto, su secretario, y Alecto fue derrotado y muerto en combate en el enfrentamiento con Constancio Cloro.

  Para dar muestras de unidad y demostrar la indisolubilidad del Imperio, en el año 293 los dos Augustos, Diocleciano y Maximiano, tuvieron una reunión en Mediolanum, capital de Occidente; allí sentaron las bases para la nueva distribución del Imperio dividiendo el mismo en cuatro prefecturas, cada Emperador nombró un César: Diocleciano eligió a Galerio, Cayo Galerio Valerio Maximiano, asignándole las provincias orientales de Moesia, Panonia, Tracia, Iliria… y la defensa del Danubio; Maximiano optó por Constancio Cloro, Flavio Valerio Constancio, otorgándole las empresas del Rin, de la Galia y la capitulación del usurpador de Britania. El Augusto Maximiano se ocuparía de Italia, Hispania y África, había nacido la Tetrarquía; los césares tenían plena autonomía en sus territorios, controlaban el ejército y a los gobernantes de las diócesis, sólo los augustos tenían hegemonía sobre ellos.

Britannicus Imperium (287 - 296)

Britannicus Imperium (287 – 296)

  Establecido el nuevo reparto territorial con la Tetrarquía, Maximiano abandonó, en 297, las fronteras del Rin con destino al Norte de África donde etnias nómadas estaban causando graves desórdenes; es posible que un líder local (¿Juliano?), de Mauritania o Numidia o, tal vez hispano, se convirtiera en impostor. Maximiano comenzó la expedición por el Sur de Hispania y avanzó por todo el Norte de África hasta Cartago. Finalizada la campaña con éxito, y para evitar nuevas intrusiones, dejó importantes asentamientos en las fronteras de Mauritania y Libia.

  La segunda vez que coincidieron los dos Emperadores fue en otoño de 303 en Roma, ambos Augustos acudieron a la que fuera capital del Imperio a celebrar un “Triunfo”, el último evento de este tipo que se conmemoró en Roma: Diocleciano por las victorias contra egipcios y persas, y Maximiano, por las glorias en África y en la Galia. El acontecimiento en sí, fue un fracaso; los ciudadanos de la metrópoli, que se sentían menospreciados desde que Diocleciano les usurpó la capitalidad del Imperio, volvieron la espalda a los príncipes. La pareja de soberanos no estuvo en Roma ni dos meses.

  Año y medio después de la frustrada aclamación, primavera de 305, y cumplido el vigésimo año en el trono, los dos augustos abdicaron en beneficio de sus césares: Diocleciano en favor de Galerio y Maximiano en favor de Constancio. Retirados ya de la vida pública los emperadores, los nuevos augustos nombraron a sus respectivos césares: Galerio a Cayo Valerio Galerio Maximino y Constancio, a Flavio Valerio Severo; de esta forma se continuaba con el sistema “tetrarca” promovido por Diocleciano.

  Diocleciano pasó el resto de su vida recluido en una ciudad-palacio en Split (Croacia), y Maximiano se retiró a una lujosa villa en Lucania. Pero la jubilación de Maximiano duró poco, el narcótico del poder lo había cautivado: apoyó el golpe de estado protagonizado, con el apoyo del Senado de Roma, por su hijo Majencio en 307 compartiendo con él el título de Augusto. En una asamblea formada por los tetrarcas, con la connivencia del propio Diocleciano, se le obligó a abdicar definitivamente y retirarse a la Galia bajo el auspicio de Constantino, su yerno; pero el ansia de poder lo corroía y, aprovechando que Constantino se encontraba peleando en el Rin, se auto proclamó Emperador; no ha quedado muy claro si su yerno ordenó su ejecución, o le invitó a suicidarse. El 1 de Julio de 310, Maximiano aparecía colgado de una soga.

– Sexto Aurelio Víctor –”Maximiano Hercúleo, asediado por Constantino en el Massilia (Marsella), entonces capturado, fue ejecutado de manera más común, incluso con el cuello bruscamente por una soga.”

===============================================================
©TruttaFario______El Arenal, XXV – VII – MMXIII
===============================================================
Fuentes:
Francesco BertoliniIsaac AsimovEdward GibbonIndro Montanelli,

Anuncios

Deja un comentario / Leave a comment /

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s