CONSTANCIO II, Flavio Julio Constancio (Octubre – 337 * Noviembre – 361)

  • Sirmio (Panonia Inf.), 7/Ag/317 ♠♠♠♠ Mopsuestia (Cilicia) 3/Nov/361.

========================================================

En el crepúsculo de su tiempo imperial Constantino el Grande invistió césares a todos los varones de su familia; a sus tres hijos: Constantino II, Constancio II y Constante; a los vástagos de su medio hermano Flavio Dalmacio: Dalmacio y Anibaliano y, probablemente, también a los retoños de su otro hermanastro, Julio Constancio: Constancio Galo y Juliano, el que sería Emperador (361-363) conocido como Juliano el Apóstata; total siete herederos.

  A excepción de Constancio Galo y Juliano, demasiado jóvenes (10 y 6 años) para tareas de gobierno, al resto le fueron adjudicadas distintas demarcaciones del Imperio: Galia, Hispania y Britania, con capital en Tréveris, para Constantino II; Italia, Iliria y África, con capital en Mediolanum, para Constante; la zona de los Balcanes (Tracia, Dacia y Macedonia) para los hermanos Dalmacio y Anibaliano, y las diócesis de Oriente (Asia, Pontica, Oriente y Egipto) para Constancio II.

  En otoño de 337, poco después del fallecimiento del Augusto Constantino, los primos Dalmacio y Anibaliano fueron asesinados, junto con todos sus familiares, pasando sus territorios a manos de Constante y Constancio II.

Flavius Iulius Constantius

Flavius Iulius Constantius.

  Flavio Julio Valerio Constancio, Constancio II, nació en Sirmio, Panonia Inferior (actual Sremska Mitrovica -Serbia-) el 7 de Agosto de 317 y falleció, de muerte natural, el 3 de Noviembre de 361 (44 años) en Mopsuestia, Cilicia (actual Yakapinar -Turquía-).

  Constancio II era el segundo hijo varón del Emperador Constantino y su segunda esposa Fausta. Del mismo modo que todos los miembros de su familia fue educado en la corte de Constantinopla en calidad de príncipe bajo las enseñanzas del cristianismo. De los tres herederos de Constantino, Constancio II, igual que su padre, fue el más implicado en temas teológicos siendo un obstinado defensor del arrianismo, facción de la doctrina cristiana que había sido considerada una herejía en El Concilio de Nicea; estos afectos religiosos de Constancio II crearon importantes controversias con los augustos de Occidente, sobre todo con su hermano Constante, llegando, incluso, al borde de la guerra civil. Constancio II fue el gran valedor del “arriano” Eusebio de Nicomedia y, aunque de manera postrimera, rehabilitó para la Iglesia al excomulgado Arrio muerto en 336.

La vida sentimental de Constancio II estuvo marcada por sus tres matrimonios. El primero fue con una prima suya (nombre desconocido) hija de su tío Julio Constancio, allá por 335-336, el segundo con una tal Aurelia Eusebia, hija de un magistrado macedonio, en 350? y el tercero con Faustina en 361, consorte con la que tuvo una hija póstuma (Flavia Maxima Constantia) que en el futuro sería la esposa del Emperador Graciano (375-383).

  Con 7 años (Noviembre de 324), Constancio II, fue elevado al rango de César, heredero. Hasta el 332 permaneció en Nicomedia (Bitinia -Turquía-) para continuar con su preparación político-religiosa y castrense, año en que fue enviado a la Galia para reemplazar a su hermano Constantino II mientras éste se encontraba enfrascado en una expedición contra los godos por el Danubio. En 337 (con 20 años), nuevamente fue remitido a Nicomedia para hacerse cargo de las diócesis de Oriente.

  La paz que Diocleciano había cosechado al pactar con Narsés, Rey de los persas, cuarenta años atrás (298) quedó rota con la llegada al trono de Sapor II. El Rey sasánida penetró en Mesopotamia sitiando la ciudad de Nisibis, aunque no consiguió rendirla; esta era la misión encomendada a Constancio II: derrotar al impetuoso Sapor II, pero en verano de 337 hubo de acudir a Constantinopla para las exequias de su padre Constantino.

Constantinopla-Nicomedia

  Poco después del funeral un grupo de exaltados soldados dieron muerte a los césares Dalmacio y Anibaliano; cuesta creer que fuera por propia iniciativa, lo más probable es que Constancio y Constante estuvieran detrás de esta purga. A continuación, los hijos de Constantino se proclamaron augustos y los dos menores se repartieron las comarcas de los aniquilados: Constante se anexionó Moesia y Macedonia y Constancio hizo lo propio con Tracia, incluida Constantinopla, la capital del Imperio. Constancio II se atribuyó la zona más amplia, ilustrada y fértil del Imperio, pero durante su reinado tuvo que lidiar en todos los frentes: con los persas por Oriente, con los godos por el Noreste y con sus hermanos, más los usurpadores, por el Oeste.

  En 338, ya resuelta la fragmentación del Imperio, Constancio II estableció su base de operaciones en Antioquía para continuar con la inacabable guerra contra los persas. El conflicto entre sasánidas y romanos se hizo eterno para ambos bandos, era una guerra de desgaste en la que ninguno se hacía con una victoria decisiva; quizá, el único éxito que se le puede atribuir a los romanos fue el de La Batalla de Singara (Sinjar, Norte de Irak) en 348, pero fue tan costosa en vidas que no merecía una celebración; de hecho, también los persas demandaron la victoria.

  Después de más de 13 años de disputas por el control de Armenia y Mesopotamia, los ejércitos persas y romanos, aunque no fue pactada, tuvieron una tregua; tanto Sapor II como Constancio II tenían altercados internos que resolver: Sapor II, en su afán por adueñarse de Mesopotamia, había descuidado las fronteras del Este por donde tribus bárbaras (chionitas) procedentes de Asia Central estaban haciendo incursiones en sus territorios. A su vez, a Constancio II se le multiplicaban los problemas en Occidente; muerto el Augusto Constantino II (Abril de 340), el hermano mayor, en una emboscada a manos de hombres de Constante, éste quedaba como único Augusto de Occidente.

  La desconexión entre Constante y Constancio II era patente, por motivos religiosos y políticos: el primero era ortodoxo y el segundo arriano; Constante había hecho de la corte de Occidente un desaguisado mientras Constancio batallaba en Oriente con godos y persas. Pero el proyecto del Imperio se puso todavía peor cuando un bárbaro pagano, Magnencio, usurpó el trono (Enero de 350), se hizo aclamar Emperador de Occidente y ordenó asesinar al disoluto Constante. Aprovechando el desconcierto, en las provincias ilirias las legiones habían coronado Emperador a Vetranio, un veterano general, pero gracias a la intermediación de Constantina, la hermana de Constancio II, desestimó el honor y se puso del lado del Augusto de Oriente.

Imperio Romano en época de constancio II (353-361)

Imperio Romano en época de Constancio II (353-361).

  En 350, después del fingido armisticio con Sapor II, Constancio II puso rumbo a Mediolanum, la entonces capital de Occidente, para derrocar al expoliador recién proclamado Augusto: Magnencio; previamente había dejado la responsabilidad del gobierno de Oriente a su primo, el joven César Constancio Galo: un crápula que, aunque buen militar, sólo le dio quebraderos de cabeza. En la zona occidental a Constancio II le quedaba un pequeño bastión leal; en Roma, un pariente suyo de la familia constantiana, Julio Nepotiano, con un destacamento de gladiadores y mercenarios se había proclamado Emperador, convirtiéndose en usurpador de otro usurpador. La aventura imperial de Nepotiano fue breve, en menos de un mes, después de algunas trifulcas, fue derrotado y asesinado (Junio de 350) por hombres de Magnencio.

  En el primer enfrentamiento entre Occidente y Oriente (Italia, primavera de 351), la victoria cayó del lado de Magnencio obligando a Constancio a replegarse en Panonia. Allí, en Panonia, en la actual Croacia, tuvo lugar entre ambos emperadores una de las batallas más cruentas de la Historia de Roma: La Batalla de Mursa, Septiembre de 351, choque en el que Magnencio perdió dos tercios de sus legiones con cerca de 60.000 muertos entre los dos ejércitos, la contienda fue una victoria total de Constancio II. Flavio Magno Magnencio se retiró a la Galia para intentar recomponer sus tropas, pero no pudo; viéndose solo y sin apoyos se suicidó, Agosto de 353. Constancio II quedaba como único Augusto de todo el Imperio.

  Resuelto el problema del poder del Imperio, Constancio licenció a Vetranio que, aunque había sido un pseudo-usurpador, le había prestado un gran servicio en la guerra contra Magnencio y estableció la residencia en Mediolanum para ocuparse de los avances germanos, francos y sajones, por el Rin. En 354 hizo llamar a su primo Constancio Galo, del cual tenía infinidad de quejas por su comportamiento nefasto y despótico, con la excusa de nombrarlo Augusto, pero lo que Constancio II quería eran explicaciones por su conducta; nada más pisar Italia, el César de Oriente fue arrestado, juzgado y, en Diciembre de 354, ejecutado. En Agosto de 355 a Constancio II le salió un nuevo usurpador, Claudio Silvano: un militar de origen franco que con el sostén de sus soldados y el apoyo de tribus germanas se había proclamado Emperador en la Galia (Tréveris), para que depusiera su actitud Constancio II envió al Jefe de la Caballería, un tal Ursicinus; Silvano fue aniquilado junto con sus cabecillas, su devaneo golpista apenas duró 27 días.

Sapor II

Solucionados los problemas internos del Imperio, Constancio II permaneció en Occidente para contrarrestar las batidas que los pueblos germanos hacían a través del Rin. En 355, el Emperador, nombró un nuevo César y para el cargo eligió al único pariente varón, él no tenía descendencia, que le quedaba del linaje de su abuelo Constancio Cloro, el joven (24 años) Flavio Claudio Juliano, su primo, y hermano pequeño del ajusticiado Constancio Galo. A Juliano le fue encomendada la defensa fronteriza del Rin y el gobierno de la mayor parte de Occidente, labor que desempeñó con gran acierto.

  En el año 357 Constancio II, por primera y única vez, visitó la eterna Roma haciendo una entrada triunfal, después de todo, Roma, seguía siendo la capital honorable, el germen del Imperio; en la metrópoli permaneció hasta 358 en que, nuevamente, marchó para Antioquía donde el Rey sasánida Sapor II había reiniciado el acoso en las provincias de Oriente. Occidente quedó bajo la responsabilidad de Juliano.

  Mientras que en la Galia, Juliano mantenía a raya las correrías de los bárbaros, en Oriente, Constancio II cada vez estaba más debilitado con las acometidas de los persas. Para imponerse, a los también  decaídos persas, y dar el golpe definitivo, en 360 Constancio reclamó parte de las legiones al César de Occidente; éste, inducido por sus generales, le negó el apoyo, a continuación las tropas lo aclamaron Emperador. Constancio II, decepcionado por la actitud de su pupilo, abandonó Mesopotamia para marchar a Occidente y deponer a Juliano. Aún no había abandonado Oriente, Constancio II, cuando unas fiebres terminaron con su vida: Noviembre de 361, en Mopsuestia, Cilicia. En su testamento, a pesar de la perfidia de su primo, Constancio dejaba como heredero del Imperio a Flavio Claudio Juliano.

===============================================================

©TruttaFario______El Arenal, IX – III – MMXIV
===============================================================
Fuentes:
Francesco BertoliniIsaac AsimovEdward GibbonIndro Montanelli.
Encyclopedia Britannica.
Wikipedia.

 

Anuncios