LIBIO SEVERO, Libio Severo Serpencio — (Noviembre – 461 * Noviembre – 465)

  • Buxentum (Grecia), año 420 ♠♠♠♠ Roma (Italia), Octubre / 465.

=========================================================

 Después de la obligada abdicación, 2 de Agosto de 461, y posterior ejecución, 7 de Agosto de 461, del Emperador Julio Valerio Mayoriano organizada, casi con toda seguridad, por Flavio Ricimero, en el Imperio de Occidente hubo un interregno de diez semanas. Durante este período se abrió una intensa disputa por colocar un nuevo Augusto; la idea del Emperador de Oriente, León I, era poner a Procopio Antemio (que en el futuro sería el sucesor de Libio Severo), aunque no habría visto con malos ojos poner en el trono a Marcelino: un General romano que controlaba la zona de Iliria de manera autónoma; el Rey vándalo Genserico apostó por Olibrio, un patricio romano que estaba casado con una de las hijas de Valentiniano III: Placidia, por lo que era cuñado de Hunerico, el primogénito de Genserico. Pero la decisión final la tomó el Magister Militum, el poderoso Flavio Ricimero, poniendo en la poltrona al Senador Flavio Libio Severo, un Emperador marioneta.

Flavius Libius Severus Serpentius

Flavius Libius Severus Serpentius.

  Flavio Libio Severo Serpencio -Libio Severo o Severo III- nació alrededor de 420 en Buxentum, una ciudad costera de la antigua Grecia, aunque algunos eruditos ubican su origen en el Sur de Italia -Lucania-. La muerte de Libio Severo también tiene un halo de oscurantismo, la mayoría de los estudios dan por sentado que fue por causas naturales, pero no se puede descartar que fuera envenenado por orden de Ricimero; la fecha de fallecimiento tampoco está clara, oscila desde últimos de Septiembre hasta mediados de Noviembre.

  Nada se sabe de la vida de Libio Severo antes de acceder al trono, únicamente que era un Senador mollar y profundamente religioso proveniente de la nobleza romana del sur de Italia; Severo III reunía las condiciones que necesitaba el militar que había controlado el ejército desde el escueto reinado de Eparquio Avito, Flavio Ricimero, para afianzar su pujanza: era Senador, era aristócrata, era romano y era manejable, un pelele en manos de un gerifalte.

  Libio Severo fue sancionado Emperador el 19 de Noviembre de 461 en Rávena por el Senado Romano y desde el primer momento sólo encontró obstáculos, ninguno de los potenciales líderes del que fuera el vasto Imperio reconoció al nuevo Augusto de Occidente.

  Britania ya hacía tiempo que se había descolgado del Imperio. Hispania, definitivamente, estaba en manos de alanos, suevos y los visigodos de Teodorico II, aunque el Rey bárbaro aceptó el compromiso como “Foederati del Imperio” con el Emperador Mayoriano, no aprobó el nombramiento de Severo III rompiendo el pacto con Roma. Los vándalos de Genserico, afincados en África, volvieron a torpedear las costas italianas, con más saña si cabe, por no haber aceptado, Ricimero, al propuesto Olibrio, hasta tal punto fue el asedio que una delegación de potentados y patricios instaron a Ricimero para que negociara un tratado con Genserico y así evitar la falta de suministros de cereales y la hambruna, pero el vándalo rechazó el acuerdo.

 Parecía que la Galia, bajo el control del Magister Militum Egidio, iba a ser el único reducto romano fuera de Italia, pero no; Egidio, que había accedido al cargo por medio de Aecio y era leal al depuesto Mayoriano tampoco transigió. La feliz idea de Severo III fue nombrar un Prefecto de la Galia para desbancar a Egidio, el susodicho fue Agripino: un General acusado de traición en tiempos de Mayoriano y perdonado por Libio Severo; para eliminar a Egidio, Ricimero sobornó a los visigodos ofreciéndoles, a cambio del apoyo a Agripino, la Narbonense, pero Egidio estaba bien preparado y con el favor de Childerico, Rey de los francos, derrotaron a Agripino y los visigodos cerca de Orleans, primavera de 463.Ricimero

  Aprovechando la fragilidad de Libio Severo y Flavio Ricimero, el mandatario de los Balcanes, Marcelino, hizo un amago para apoderarse del Norte de Italia. El vigoroso Ricimero hubo de postrarse y solicitar la ayuda de León I; el Emperador bizantino intervino y Marcelino desistió.

  Con el acoso de los vándalos por el Suroeste, visigodos, francos y burgundios por el Norte y el negado apoyo de Oriente, Occidente se tambaleaba. Es probable que Ricimero lamentara haber elegido para el trono a Flavio Libio Severo; a pesar de que el historiador Casiodoro relata que la muerte de Severo III fue por causas naturales, la rumorología, con cierto fundamento, sostiene que fue envenenado por orden de Flavio Ricimero, Noviembre de 465 (45 años).

  Tras la muerte de Libio Severo en el Imperio de Occidente hubo un interregno de año y medio, tiempo en el que el control fue exclusivo de Flavio Ricimero hasta que León I puso en la poltrona a Procopio Antemio.

==============================================================
©TruttaFario______El Arenal, X – II – MMXV
==============================================================

Anuncios