CLAUDIO II el Gótico, Marco Aurelio Claudio ———————————————- (Marzo – 268 * Marzo – 270) ———— {Quintilio (270)}

  • Mitrovica (Serbia), 10 – Mayo – 213 ♦♦♦♦  Sirmium (Panonia), Mayo? – 270.

============================================================== 

  La secesión del Imperio Romano en tres grandes regiones acaecida durante el reinado en solitario de Galieno (260-268): Imperio Galo, Imperio de Palmira e Imperio Romano, no contaba con el beneplácito del Senado y un importante sector de la milicia. Es cierto que, en un principio, por las luchas internas y la anarquía militar que abarcaba el vasto territorio imperial, fue una solución que evitó las incursiones enemigas por distintas zonas del reino: por el Norte los francos, por el Noreste los alamanes, por el Este los godos, y por Oriente los sasánidas (persas).

  En 260, Marco Latino Póstumo se había proclamado Emperador de las provincias de la Galia como Augusto del Imperio Galo, en 262 ya había anexionado para la región a Britania y las tres provincias hispanas: Tarraconense, Lusitania y Bética. Galieno intentó deponer al sublevado Póstumo en 263, pero fue rechazado. El Imperio Galo, después de algunas negociaciones entre ambos emperadores, continuó su andadura como un reino independiente asociado a Roma, con su propio Senado, su Guardia Pretoriana, sus dos cónsules, y capital en Colonia Agrippina; no obstante, Póstumo se regía por las leyes de la República Romana y con la vista puesta siempre en la Metrópoli. En 267, el Emperador Galieno, nuevamente intentó contener el avance de la segregación del Imperio, pero tuvo que desistir, los grandes problemas venían del Este con los alamanes y godos; después de todo, las legiones de Póstumo tenían controlada la frontera del Rin.

Imperio Romano en 260-269. Imperio Galo, Imperio Romano, Reino de Palmira.

  En la zona oriental, con algunos matices que favorecían más los intereses de Roma, se había producido una situación similar. Gobernaba la populosa ciudad de Palmira un árabe con ciudadanía romana, Septimio Odenato; este reyezuelo, con buen criterio, se mantuvo al margen durante la reyerta entre el Emperador Valeriano y el persa Sapor I.  Hecho rehén Valeriano y vencidos los romanos, Odenato se puso del lado de Galieno, sabía que era mejor enfrentarse a los sangrientos sasánidas que al, todavía, poderoso ejército de Roma; con Roma, mantendría cierta independencia y con los persas, serían arrasados.

Septimia Zenobia

 Lucio Septimio Odenato derrotó a los persas en varias batallas haciéndoles retroceder hasta Irán y disputando a los godos parte de Armenia y Capadocia; acto seguido, eliminó a los usurpadores Tito Fulvio Macriano y Tito Fulvio Quieto, los hijos de Macriano el Viejo que habían sido proclamados emperadores tras la desaparición de Publio Licinio Valeriano.

  En reconocimiento por estas muestras de lealtad y los servicios prestados a Roma, el Emperador Galieno le otorgó el título de Orientis Imperator, una credencial con derechos dinásticos, convirtiendo el Reino de Palmira en una especie de principado anejo al Imperio Romano. En breve, Odenato nombró Augusta a su segunda esposa Septimia Zenobia y César a su hijo Lucio Aurelio Vabalato.

  En el año 267-268, al unísono, las cosas se complicaron para el Emperador Galieno: en el Imperio de Palmira, el regente Septimio Odenato moría asesinado, junto con su hijo mayor Hairan, a manos de un pariente llamado Maconius; no se sabe, si por la ambición de éste, por orden de Roma o en complicidad con la insaciable Zenobia. A finales de 267 o principio de 268, el Emperador de la Galia Marco Latino Póstumo fue aniquilado cerca de Mogontiacum (Germania Superior) por miembros de sus tropas, decepcionadas por no permitirles el saqueo de la ciudad después de cesar a otro usurpador de origen hispano llamado Ulpio Cornelio Leliano, poniendo en el trono a un herrero de nombre Marco Aurelio Mario, personaje que ostentó el poder no más de seis días.

  Ante todos estos contratiempos y la pasividad del Emperador Galieno más pendiente de la filosofía platónica que de los temas fronterizos con godos y alamanes, un grupo de gobernadores y generales de la zona de los Balcanes elaboraron una trama eliminando a Galieno y poniendo en su lugar al jefe de la caballería: Marco Aurelio Claudio, Claudio II.

Marcus Aurelius Claudius, CLAUDIO II el Gótico.

 Marco Aurelio Claudio nació el 10 de Mayo de 213 en Syrmia, Pannonia Inferior, actual Mitrovica (Serbia), aunque algún historiador emplaza su procedencia en la provincia de Moesia Superior (Bulgaria); sea como fuere, provenía de la región de Iliria (los Balcanes), siendo el primero de los emperadores originarios de esta comarca, y que dio origen a la saga conocida como Emperadores Ilirios. También el lugar y fecha exacta de su muerte es algo incierto; la mayoría de los cronistas determinan que el fallecimiento tuvo lugar en Sirmium (Panonia), otros en Roma, en Marzo de 270 como consecuencia de la peste.

  Del parentesco y descendencia de Claudio II nada se sabe, es seguro que pertenecía a una familia acomodada de la región. En tiempos del Emperador Decio Trajano (249-251) ejerció como Tribuno en Macedonia, destacando por su capacidad militar contra los bárbaros, protegiendo el paso de las Termópilas de las incursiones godas; en 252, siendo Emperador Treboniano, le fue asignado el mando de la V Legión en Ilyria. LLegado Valeriano al poder, se convirtió en el hombre más poderoso de la zona con el título de Dux (dux totius Illyrici), una especie de Capitán General de todas las provincias bañadas por el Danubio.

  De 260 a 268, siendo Emperador único Galieno, Claudio fue, junto con Aureliano, el personaje más determinante en la defensa del Imperio, tanto en las revueltas internas como en las externas; la mayoría de las victorias asumidas por Galieno contra los bárbaros, en realidad fueron obra de Claudio, General de la Caballería, el cuerpo de élite fomentado por Galieno en detrimento de la infantería y que le dio excelentes resultados.

Tetradracma de Claudio II

  El 22 de Marzo de 268 fue asesinado Galieno por un sicario, es probable que tras este magnicidio estuvieran implicados varios gobernadores de las provincias del Este, incluido Marco Aurelio Claudio, aunque de esta connivencia nunca hubo pruebas. El 24 de Marzo, Claudio II envió una misiva al Senado ungiéndose nuevo Augusto del Imperio; los Patres Conscripti aceptaron al flamante Emperador y el Pueblo lo celebró instigando a seguidores y parientes del difunto Galieno. Este fue un tema desagradable para Claudio, en breve eliminó todo tipo de represalias e instó al Senado a rendir honores al desaparecido Emperador; de esta forma, demostraba magnanimidad con los partidarios del anterior soberano y, de paso, desvanecía dudas sobre su implicación en la muerte de Galieno.

  El Senado tenía puesta toda la ilusión en el nuevo Príncipe, un hombre dinámico, de carácter noble con los suyos e implacable con el enemigo; chocaba con la excesiva apatía que en muchos casos había mostrado su antecesor, sobre todo, en lo relativo a las sublevaciones dentro del Imperio. Precisamente, fue su labor castrense lo que hizo de él un Emperador muy popular entre la plebe y admirado en el Senado.

  Poco después de su proclamación, finales de 268, Claudio II obtuvo una brillante victoria contra los alamanes, pero el gran triunfo de su corto reinado (2 años) fue contra los godos en la famosa Batalla de Naissus (actual Nisch – Serbia -) en 269. Los godos, junto con varias tribus del Norte, habían preparado una gran ofensiva con más de 300.000 guerreros y una inmensa flota arribando en las costas de Macedonia; los romanos, con un ejército de 60.000 hombres lograron derrotar a los invasores. Por un lado, el General Marco Aurelio Probo destrozó la escuadra enemiga, y por otro, el entonces jefe de la caballería, Lucio Domicio Aureliano y el Emperador Claudio II, hicieron lo propio en Naissus, causando al enemigo más de 50.000 bajas en un solo día. El resto de la batalla fue un asedio constante durante el otoño y el invierno de 269, que acabó con los bárbaros, sumidos en el hambre y la peste; las bajas romanas no superaron los 3.000 hombres. La Batalla de Naissus ha pasado a la historia como uno de los grandes triunfos de las legiones romanas, donde quedaron patentes las dotes estratégicas de Claudio; el Senado otorgó al Emperador el título de “Gótico”: Claudio el Gótico.

  Pero los godos, antes de su retirada habían dejado el peor de los enemigos: la peste. En la primavera de 270, mientras Claudio el Gótico preparaba una campaña para deponer a Zenobia, Reina del Imperio de Palmira, fue víctima de la cruel epidemia; en su lecho de muerte nombró heredero imperial a Lucio Domicio Aureliano.

Marco Aurelio QUINTILIO.

  Cuando falleció Claudio II, su hermano pequeño, Marco Aurelio Quintilio se encontraba en Aquileia al mando de un destacamento para evitar incursiones de los alamanes; los soldados, nada más recibir la noticia de la muerte del Emperador aclamaron Augusto a su comandante. El Senado, quizá precipitadamente, aceptó el nombramiento de Quintilio; mientras tanto, en la región del Danubio las eufóricas legiones de Claudio aclamaban a Aureliano, éste, puso rumbo a la Capital para hacerse con el trono. Quintilio, sabedor de la inferioridad militar frente a las tropas de Aureliano y para evitar una guerra civil, prefirió no presentar batalla utilizando el suicidio como una muerte digna, se inmoló abriéndose las venas. El reinado de Quintilio fue de los más breves de la historia imperial, es probable que no pasara de los 20 días, aunque los más optimistas lo sitúan en dos meses.

  Muerto el único rival posible y con el reconocimiento y apoyo total del ejército, el Senado sancionó Emperador a Lucio Domicio Aureliano.

==============================================================

© TruttaFario __COMPLVTVM, XIV – XI – MMXII
==============================================================
Fuentes:
Francesco BertoliniIsaac AsimovTheodor MommsenEdward Gibbon.

Anuncios