Agripina la Menor (15 d.C. * 59 d.C.)

=========================================================

 Después de la ejecución de Valeria Mesalina, acusada de adulterio y sedición, y de los anteriores fracasados matrimonios del Emperador Claudio con Plaucia Urgunalina y Aelia Paetina, el sexagenario Claudio se hizo la firme promesa de no volver a contraer nupcias el resto de su vida; los rumores palaciegos decían que había ordenado al jefe de la Guardia Pretoriana que si rompía su juramento se lo impidiera con la muerte, pero esto fue sólo un bulo. Pocas semanas después de la muerte de la ninfómana Mesalina, Claudio ya estaba comprometido con la que sería su cuarta esposa y sexta Emperatriz consorte: su sobrina Julia Vipsania Agripina, joven de 34 años, hermana menor de Calígula.

Agripina la Menor

Agripina la Menor

 Julia Vipsania Agripina, Agripina la Menor o Agripinila, nació en Ara Ubiorum (luego rebautizada como Colonia Agrippina -Germania Inferior- en su nombre), actual Colonia -Alemania- el 7 de noviembre del año 15 DC y murió, asesinada por orden de su hijo Nerón, el 22 de marzo del año 59 (43.5 años) en su villa de Miseno -Nápoles-.

 Agripinila era hija de Julia Vipsania Agripina (Agripina la Mayor) y de Julio César Claudiano “Germánico“. Agripina la Mayor & Germánico fueron una pareja fértil (nueve hijos) y bien avenida; Agripina, nieta de Octavio Augusto, fue la mujer más acreditada y virtuosa de el clan de los “Julios” y Germánico el militar más laureado de la época final de Octavio y los primeros años de Tiberio. De la larga prole de este matrimonio, Agripinila, precedida por Calígula, fue la séptima.

  En el año 17 el prestigioso General Germánico, que estaba postulado a ser el sucesor de Octavio, por lo tanto rival de Tiberio, fue destinado por el Emperador Tiberio a Siria al mando de las legiones de Oriente. Dos años después, octubre del 19, Germánico moría de manera sospechosa; Agripina acusó a Tiberio de estar detrás del misterioso fallecimiento de su marido convencida que había sido envenenado por orden de Calpurnio Pisón, Gobernador de Siria e incondicional de Tiberio.

 Agripina la Mayor regresó a Roma, año 19, portando las cenizas de su marido Germánico y, haciendo uso de su linaje en la corte y popularidad de su cónyuge en la plebe, se enfrentó a Tiberio. El Emperador inculpó a la viuda Agripina de estar involucrada en un complot para asesinarlo, por lo que fue confinada en una vivienda en Monte Palatino hasta el año 29 en que fue desterrada a la isla Pandataria; Agripina la Mayor murió cuatro años después, año 33, de inanición.

 Los cuatro hijos menores, huérfanos de padre, corrieron distinta suerte: Calígula, que había estado en Siria con su padre, quedó bajo la protección del propio Tiberio y las tres hijas menores (Agripinila, Julia Drusila y Julia Livia) de 5, 3 y 1 año, respectivamente, fueron tuteladas por ella misma, su suegra Antonina la Menor (madre de Germánico) y su abuela putativa Livia Drusila, viuda de Octavio.

 En el año 28, Agripinila, que apenas tenía 13 años, fémina mayor de Agripina y Germánico, contrajo nupcias con Gneo Domicio Ahenobardo por imposición de Tiberio, un pariente de rango senatorial 32 años mayor que ella, un individuo agrio y déspota. Este enlace fue un desastre, de hecho, ni siquiera compartían alcoba; cuando Agripinila, tres años después, adquirió la madurez femenina se convirtió en la muchacha más atractiva de la corte y, aunque estaban separados, seguían siendo matrimonio con esporádicas relaciones, pero tanto uno como otra tenían su propia colección de amantes. En diciembre del año 37, tras nueve años de matrimonio, Agripinila dio a luz al que sería su único vástago: Lucio Domicio Ahenobardo, el futuro Emperador Nerón.

 Nueve meses antes del nacimiento de Nerón, el Emperador Tiberio había sido asesinado (marzo de 37) por el Prefecto Nevio Sutorio Macro con la complicidad de Calígula, en Miseno -Nápoles-. El único hijo varón de Tiberio, Druso, murió asesinado en el año 23 por lo que la herencia del principado pasó a manos de su nieto Gemelo, hijo de Druso, y de Calígula; debido, probablemente, a algún tipo de deficiencia del imberbe Gemelo y a la presión del Prefecto Macro, el Senado nombró Emperador a Calígula.

 Con la obtención del principado por parte de Calígula, Agripinila y sus hermanas empezaron a gozar de unos privilegios inusuales en la corte, todo les estaba permitido; quizá fueron estos los años más enviciados, en el ámbito sexual, de la dinastía Julio-Claudia. Agripinila era ya, abiertamente, la meretriz de la corte; aparte de su acopio de amantes era el juguete erótico, igual que sus hermanas, de Calígula, aunque esta irracional relación ya existía desde hacía tiempo; no sería disparatado pensar que el rapaz Nerón fuera fruto de esta incestuosa afinidad.

 Al medio año de la entronización de Calígula la desmesura sensual se transformó en sangría. El Emperador sufrió algún tipo de enfermedad cerebral que lo volvió más trastornado de lo que estaba; meses después, Drusila, la segunda de las hermanas y preferida de Calígula, murió, posiblemente envenenada al sospechar que estaba embarazada de éste. Posterior a estos trances Agripinila, que había dejado de ser una consentida, empezó a tramar un complot, con el apoyo de su hermana pequeña Livia, amantes y miembros de la curia, para derrocar a Calígula; el Emperador supo de la conjura y ordenó la ejecución de varios nobles y el destierro de otros, Livia y Agripinila fueron deportadas, como antaño lo fuera su madre Agripina, a la isla Pandataria.

 En el año 41, tras la brutal muerte de Calígula y ascenso al poder de Claudio, Agripinila y Livia volvieron a Roma, a la corte. El marido de Agripinila, Gneo Domicio Ahenobardo, había fallecido un año antes. Nada más llegar a Roma la viuda Agripinila, que estaba en la ruina, se buscó un adinerado esposo, el elegido fue Cayo Salustio Crispo, un rico Senador que fue Cónsul en 27 y Procónsul de la Provincia de Asia en 42. Salustio Crispo, rendido a los encantos de la apasionada Agripinila, cedió a todas las demandas de su nueva esposa: adoptó a su hijo Nerón y testó toda su fortuna en favor de Agripinila, gran error del opulento Crispo. Cinco años después, quizá viendo Agripinila el final de Mesalina, se deshizo de su marido, murió envenenado.

Agripinila coronando a su hijo Nerón (Museo de Afrodisia -Turquía-)

Agripinila coronando a su hijo Nerón (Museo de Afrodisia -Turquía-)

 En el año 48 Mesalina, tercera esposa de Claudio, fue ajusticiada y aunque Claudio, ya sesentón, no tenía intención de volver a tener consorte, no pudo resistir los cortejos de la bella y fogueada Agripinila. La legislación romana prohibía los matrimonios entre parientes consanguíneos, eran tío y sobrina, por considerarlos incestuosos (parece ser que el incesto sólo era delito si se casaban), pero el Emperador maniobró al Senado para que diera luz verde al enlace; en el año 49, Agripina la Menor (34 años) se casó con Claudio. Este nuevo casorio de Agripinila, igual que los dos anteriores, fue de todo menos amoroso, fue el trampolín que esperó con paciencia para tener un poder real; ella continuó la voluptuosa vida con su repertorio de amantes, entre los que se encontraba el filósofo cordobés Séneca, persona muy influyente en la corte y hombre clave en la educación de Nerón y desprestigio de Británico, el joven hijo de Mesalina y Claudio. Agripinila, Séneca y otros nobles, incluido el jefe del pretorio, también amante de la Emperatriz, instaron a Claudio para que adoptara y nombrara heredero a Nerón en detrimento de Británico, éste era demasiado tierno (9 o 10 años) y, según Séneca, un poco inepto.

 La primera parte del plan de Agripinila había madurado, ya tenía a su hijo como sucesor. Ahora la misión era acelerar la caída de su marido Claudio antes de que Británico alcanzara la mayoría de edad, por si cambiaba de idea; para ello, se hizo con los servicios de Locusta, una esclava experta en venenos. Poco después de un suculento ágape a base de setas, comida predilecta del Emperador, el anciano Claudio fallecía entre vómitos y retortijones, 13 de octubre de 54. La taimada Agripinila ya había conseguido su propósito: colocar la púrpura al mozo Nerón y ella mangonear la corte a su antojo; pero los encargos de Locusta aún no habían finalizado, cuatro meses después, febrero de 55, el emponzoñado, esta vez con vino, fue el adolescente Británico.

 En los primeros años de reinado de Nerón, éste fue un títere en manos de su madre; es posible que Agripinila no dudara en mantener relaciones con su hijo con tal de tenerlo apartado de las tareas de gobierno. Pero todo se vino abajo con la aparición de Popea Sabina, Agripinila puso todos los obstáculos posibles para evitar que Nerón se casara con ella. Con la complicidad de Séneca, ahora su tutor, Nerón buscó la forma de librarse de su madre: primero lo intentó con pócimas, pero Agripinila era demasiado astuta; en el segundo intento, Nerón invitó a su madre a una excursión en barca, una vez se adentraron en el agua la embarcación fue hundida, pero Agripinila salió a nado; viendo, Nerón, la imposibilidad de eliminarla, envió a unos pretorianos a asesinarla. Al ver, Agripinila, los hombres armados y sabiendo que eran obra de su hijo, ofreció el vientre para que la degollaran, 22 de marzo de 59.

 Agripina la Menor, Agripinila, fue la primera Emperatriz consorte que tuvo el título de Augusta; fue hermana de un Emperador (Calígula), esposa de otro (Claudio) y madre del funesto Nerón, y también, ramera de la corte y una avezada homicida.

==============================================================
©TruttaFario______El Arenal, XXVII – X – MMXV
==============================================================

http://editorialcirculorojo.com/cronologia-del-imperio-emperadores/