MAXIMINO el TRACIO, Cayo Julio Vero Maximino ———————————————- (Marzo – 235 * Abril – 238) —————— {Gordiano I, Gordiano II, Balbino y Pupieno}.

  • Tracia (Bulgaria), año 173?  ♦♦♦♦  Aquilea (Udine), Abril – 238.
 ============================================================== 

  Parecía como si la Historia de Roma siguiera un proceso matemático, una secuencia periódica; después de la desaparición de una dinastía, llegaba una guerra civil, una ambiciosa lucha por el poder. Ocurrió después de la muerte de Nerón, el postrero de los Julio-Claudios en el año 68: cuatro gobernadores lucharon por el trono en 69, el “año de los cuatro emperadores” (Galba, Otón, Vitelio y Vespasiano). El asesinato de Cómodo en 192, el colista de los “Antoninos” (Dinastía Ulpio-Aelia), dio origen a una nueva contienda: Pértinax, Didio Juliano… hasta la llegada de Septimio Severo en Junio de 193.

  Con el regicidio de Alejandro Severo, el último de los Severos, las cosas pintaban mal para Roma; no sólo desaparecía un linaje, si no, que el poder quedaba en manos de unos militares cada vez más distantes con el Pueblo y el Senado que anteponían el dominio castrense a los principios republicanos que dieron origen al Imperio Romano; a esto hay que sumarle que las legiones cada vez se nutrían más de mercenarios allende las fronteras, en muchos casos, hombres sin escrúpulos y sin ningún sentido de la lealtad sólo interesados en el salario y el saqueo. En Marzo de 235, muerto Alejandro, las legiones de Galia y Germania proclamaron Augusto al energúmeno Maximino.

Gaius Julius Verus Maximinus, Maximino el Tracio.

  Cayo Julio Vero Maximino el “Tracio” era un descendiente de campesinos originario de Tracia (provincia romana que abarcaba parte de las actuales Bulgaria, Grecia y Turquía), hijo de lo que entonces eran conocidos como bárbaros: su madre una alana (sur de la estepa rusa) llamada Ababa y su padre un godo (Germania Oriental) llamado Miceas. Prácticamente nada se sabe de la infancia y juventud de Maximino, hasta el año de nacimiento es aproximado (173?). En tiempos del Emperador Septimio Severo fue reclutado por las legiones romanas, ejército en el que fue escalando posiciones debido más a su complexión física que a su inteligencia. Los eruditos hablan de Maximino como uno de los hombres más grandes del mundo, podría rondar los 2.50 metros, el historiador E. Gibbon le asigna 2.40 y otros se aventuran con los 2.70; sea como fuere, era un gigante, con toda seguridad padecía gigantismo.

  Maximino sirvió en el ejército bajo los reinados de Septimio Severo y Caracalla ocupando cargos menores, es probable que también formara parte de la guardia personal de Septimio Severo, Emperador que quedó prendado de la fortaleza física de Maximino cuando en un combate comprobó como él solo se deshacía de seis hombres. Con la llegada del impostor Macrino al trono abandonó la milicia, no quería estar bajo las órdenes del asesino del Emperador Caracalla, el hijo de su benefactor Septimio Severo. Tampoco volvió durante el reinado de Heliogábalo, muchacho al que detestaba por sus desenfrenos y excesos sexuales.

  Muerto Heliogábalo, Maximino retornó al ejército. Durante el Imperio de Alejandro Severo le fueron asignadas misiones de relevancia, no era un militar apreciado por las legiones ni un estratega, pero su presencia imponía respeto. En 232 fue enviado a Egipto acaudillando una legión y en 234 se le encomendó el mando de las tropas de Germania. En Marzo de 235 fue aclamado Emperador por los soldados después que hubieran asesinado al joven Alejandro Severo; Maximino no participó directamente en el magnicidio, pero la noche antes sus leales lo saludaban como Emperador.

  La paz que Alejandro había zanjado de forma dudosa con las tribus germanas quedó en agua de borrajas cuando Maximino asumió el poderío total de los ejércitos; se adentró en el Norte masacrando a los bárbaros en su propio terreno, era, según sus allegados, un hombre de una crueldad inusitada: no tenía contemplaciones con los derrotados y exterminaba la población civil de las aldeas sin miramientos, sólo pensaba en guerrear, toda la recaudación de impuestos y pillaje de las zonas conquistadas iba destinada a fortalecer la milicia desentendiéndose por completo de Roma y el Senado. Es cierto que todas las campañas emprendidas por Maximino se contaban por victorias, pero con un gran coste humano y económico.

GORDIANO I, Marco Antonio Gordiano Semproniano. Emperador Romano de 22-Marzo a 12-Abril de 238

  En 236, Maximino nombró César (heredero) a su hijo Máximo, un jovenzuelo de 20 años, con la idea de perpetuar un nuevo linaje al estilo de los Severos; mientras en Roma el Senado, que había aceptado el nombramiento como Emperador de Maximino a regañadientes, planeaba la deposición del mismo, estaban empachados del cruel comportamiento y la sangría económica a la que se veía sometido el erario para mantener las campañas contra germanos y dacios y, sobre todo, el hecho de que Maximino fuera un “bárbaro” que había accedido al trono sin haber estado nunca en la capital, ajeno a las costumbres romanas y con un nivel cultural mediocre, un Emperador-Soldado. Maximino “el Tracio” fue el primer Emperador que nunca pisó la capital del Imperio, Roma.

GORDIANO II, Marco Antonio Gordiano Semproniano. Emperador Romano de 22-Marzo a 12-Abril de 238.

  Por los informes que llegaban del Norte, lo que más temía el Pueblo y el Senado es que el bruto de Maximino apareciera por la metrópoli. A primeros de 238 la Curia, apoyada por nobles de África, otorgó el manto púrpura a un senador consular, un culto octogenario romano originario de Frigia (Anatolia -Turquía-) llamado Marco Antonio Gordiano Semproniano Africano, Gordiano I; acto seguido, destituyó a Maximino declarándolo enemigo público de Roma. Lo que el Senado pretendía con la elección de Gordiano I era emular el reinado de Marco Coceyo Nerva, el hombre que había germinado la gloriosa saga de los Antoninos.

  En principio, Gordiano I reunía todos los requisitos: descendía de una honorable familia emparentada con los Gracos por parte de padre (Metius Marulus) y con los Ulpios por parte de madre (Ulpia Gordiana, descendiente directa de Trajano), para completar su aristocrática posición se había casado con una bisnieta del Emperador Antonino Pio, Fabia Orestilla. La carrera político-militar de Gordiano I había sido la clásica de un noble romano: Cursus Honurum, Tribuno, Senador, Cónsul en tiempos de Caracalla y Procónsul en época de Alejandro Severo. Cuando el Senado tuvo a bien otorgar el título de Augusto a Gordiano I, este ya era un anciano de 80 años Gobernador de la Provincia de África, aceptó el honor junto con su hijo (46 años) del mismo nombre: Marco Antonio Gordiano Semproniano Africano, Gordiano II; de esta forma, Roma volvía a los dos Co-Emperadores como ya ocurriera con Marco Aurelio y Lucio Vero.

  Se rumoreaba que el gigante Maximino había muerto, pero no era así. Capeliano, Gobernador de Numidia leal a Maximino fue enviado a deponer a los “gordianos”, el encuentro tuvo lugar en Cartago el 12 de Abril de 238, Batalla de Cartago. Las legiones de Capeliano, mejor preparadas,  infligieron una severa derrota al ejército comandado por Gordiano II causando la muerte del mismo; Gordiano I, al saber del humillante fracaso y muerte de su hijo, se suicidó ahorcándose. Los dos Emperadores, Gordiano I y Gordiano II, sancionados por el Senado habían estado en el trono 22 días, del 22 de Marzo al 12 de Abril de 238.

BALBINO, Décimo Celio Calvino Balbino. Emperador Romano de 22-Abril a 29-Julio de 238.

  Con la muerte de los dos “gordianos” el pánico se apoderó de los Patres, ahora más que nunca temían la llegada de Maximino,  por ello, imitando los tiempos de la antigua República se apresuraron a nombrar dos nuevos Augustos, uno para Roma y otro para las legiones. Para los asuntos de gobierno eligieron a Décimo Clodio Calvino Balbino, un noble romano del mundo de la judicatura que había desempeñado importantes puestos en la administración, fue Cónsul en dos ocasiones; su misión consistía en manejar los temas políticos y la defensa de la ciudad ante una hipotética llegada de Maximino, cuando Balbino asumió el cargo rebasaba los 70 años. Para el mando de las legiones el investido fue Marco Clodio Pupieno Máximo, un contrastado militar de 60 años que había sido Gobernador en Asia y Germania, y dos veces Cónsul: en 217 durante el reinado de Macrino y en 234 en época de Alejandro Severo.

  El impopular Maximino, cada vez lo era más entre sus tropas, que se encontraba guerreando en Panonia (Hungría), marchó dirección Roma al encuentro de Pupieno, pero sus legiones quedaron atascadas cerca de Aquilea (actual Udine), urbe enemiga de Maximino; durante el sitio de Aquilea varios de sus oficiales fueron ejecutados acusados de falta de valor, estos asesinatos encresparon los ánimos de una soldadesca ya harta del despotismo del Tracio. A finales de Abril de 238, un grupo de soldados entró en la tienda de Maximino dando muerte al mismo y a su hijo Máximo; por las mismas fechas, el Gobernador de Mauritania había aniquilado al único General leal a Maximino: Capeliano, Gobernador de Numidia, el vencedor de Gordiano II.

PUPIENO, Marco Clodio Pupieno Máximo. Emperador Romano de 22-Abril a 29-Julio de 238.

 El exterminio de Maximino el Tracio y su hijo Máximo fue acaparado por Pupieno como si de una victoria se tratara. Decidió entrar en Roma celebrando el triunfo rodeado de una guardia personal reclutada a base de germanos, algo que molestó en demasía a su colega Balbino, al Pueblo y, sobre todo, a los pretorianos. Las diferencias personales e ideológicas entre los dos Emperadores, Balbino y Pupieno, eran de dominio público, para más inri, ninguno de ambos contaba con la simpatía de la Guardia Pretoriana.

  A finales de Julio de 238, aprovechando la algarabía de unos juegos en la ciudad (los juegos Capitolinos), entraron los pretorianos a tropel en palacio con idea de liquidar a Pupieno, hombre con el que se sentían humillados por suplantarlos por una guardia de bárbaros; en medio de la refriega fueron asesinados los dos emperadores: Balbino y Pupieno. El breve reinado de estos Augustos fue de poco más de tres meses.

  El 29 de Julio de 238 el Senado, que se había quedado sin emperadores, proclamaba Augusto a un nieto de Gordiano I: Marco Antonio Gordiano Pio, un niño de 13 años que, previamente, había sido adoptado César por los difuntos Balbino y Pupieno.

  En el año 69 Roma tuvo cuatro emperadores, “El Año de los Cuatro Emperadores”; durante el año 238 hubo seis.

===============================================================

© TruttaFario ___ COMPLVTVM,  XXV – VII – MMXII
===============================================================
Fuentes:
Isaac Asimov, Francesco Bertolini, Edward Gibbon.
Romano Impero.

Anuncios

5 comentarios el “MAXIMINO el TRACIO, Cayo Julio Vero Maximino ———————————————- (Marzo – 235 * Abril – 238) —————— {Gordiano I, Gordiano II, Balbino y Pupieno}.

  1. Naykara dice:

    Gran trabajo! No solo me parece interesante, si no, Educativo, cuanto mas leemos y nos adentramos a las entrañas de la historia, observamos, lo grandes que eran en todo, y a ahí llega mi pregunta a mi misma,…¿hemos descubierto algo nuevo?…Un beso Migue excelente trabajo.

  2. Yoly dice:

    No me canso de decirlo, tiene un valor admirable el trabajo que estás haciendo con el imperio romano.

  3. Mayte dice:

    Me gustaría saber cómo vivía el pueblo llano todos estos acontecimientos.

Deja un comentario / Leave a comment /

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s