Gladiadores romanos.

«Ave, Caesar, morituri te salutant»

==========================================================

. El origen de los gladiadores romanos es una amalgama de realidad y leyenda y, seguramente, se remonta al principio de la Historia de Roma, en tiempos de los etruscos. El germen de la lucha nació como un evento religioso para honrar a los muertos; combates entre parientes o entre esclavos en los que la finalidad no era necesariamente la muerte de uno de los contrincantes, era un ritual para distinguir la memoria del difunto y agasajar a los dioses. Durante siglos las peleas, igual que en otras culturas (Homero en la Ilíada también hace mención a este modelo de luchas), fueron adquiriendo popularidad hasta convertirse en una tradición.gladius
. La primera referencia escrita de este tipo de torneos, según el filósofo e historiador Tito Livio, se remonta al 310 a.C. al celebrar los romanos una victoria contra los samnitas; y los primeros combates de gladiadores, propiamente dicho, también según Tito Livio, se produjeron en 246 a.C. cuando Marco Bruto y Décimo Bruto, los hijos del Cónsul (292) Junio Bruto, organizaron un combate con tres pares de luchadores esclavos en honor a su difunto padre. El arma utilizada en estos enfrentamientos era la clásica espada corta romana, gladius; de ahí la connotación gladiador.
. A partir del Siglo II a.C., las luchas de gladiadores dejaron de ser un acontecimiento religioso para convertirse en un episodio puramente lúdico; a lo largo del Imperio cualquier población disponía de un foro, circo o plaza en el que celebrar estos juegos, del mismo modo que en la Península Ibérica la mayoría de ciudades disponen de una plaza de toros. Los torneos en la arena, que fueron suprimidos por el Emperador Constantino (306-337) aunque se siguieron celebrando de forma eventual hasta el año 401, formaron parte de la idiosincrasia de la Historia de Roma durante más de 600 años.Gladiador.... El perfil de los gladiadores era de lo más dispar: esclavos, prisioneros, criminales, desertores y, también, ciudadanos libres en busca de fama y fortuna. Las luchas en la arena no eran algo esporádico, los gladiadores eran individuos adiestrados para el combate en escuelas (ludus) donde a los convictos se les entrenaba con distintas modalidades de armas y equipamientos, por ello había infinidad de tipos de combatientes: Reciarios, Murmillos, Tracios, Secutores, Provocatores, Samnitas, Velites, Venatores…, los contendientes podían utilizar diferentes ejemplares de protección para la cabeza, el torso y las extremidades, excepto las empleadas por los legionarios: insignias, cascos y corazas, que eran de uso exclusivo del ejército romano. La mayoría de los hombres enrolados eran evadidos de la justicia y de la esclavitud en busca de una oportunidad, de estar bien alimentados y, llegado el caso, de convertirse en hombres libres.

. Los primeros interesados en que los gladiadores estuvieran en perfectas condiciones eran los regidores (lanistas) de las escuelas, de ello dependían su prestigio y sus ingresos; estos púgiles, aun siendo prisioneros, eran unos privilegiados: contaban con los mejores médicos y cirujanos, comían y bebían adecuadamente, sexualmente tenían a su disposición, de manera ocasional, chicas y chicos; muchas mujeres, sobre todo de la nobleza, pagaban por sus favores, consideraban que su virilidad era proporcional a su fortaleza física; la rumorología, posiblemente cierta, contaba que el Emperador Cómodo no era hijo de Marco Aurelio si no de un gladiador amante de su esposa Faustina.
. Pero no todo eran parabienes en las ludus, la disciplina era  espartana y los entrenamientos agotadores. El promedio de vida de un gladiador no superaba los 30/32 años; para conseguir la libertad, la espada de madera (rudis), tenían que combatir al menos durante cinco años tres o cuatro veces por temporada, muy pocos lo lograban y los que lo alcanzaban raramente abandonaban la gladiatura, continuaban luchando por reputación o se quedaban como instructores. Las escuelas de gladiadores existían a lo largo de todo el Imperio, Roma llegó a contar con cuatro de ellas pero la más prestigiosa fue la de Capua, la ludus que más y mejores luchadores suministraba a los circos. Durante la República las escuelas de gladiadores estaban en manos privadas pero en la época imperial, tal vez para evitar levantamientos como el protagonizado por el tracio Espartaco en el 73 a.C., pasaron a manos del Estado.
. Cuando un gladiador saltaba a la arena las posibilidades de salir con vida eran muy pocas y los que lo conseguían eran víctimas, en muchos casos, de las aparatosas heridas. Los rivales saludaban a la presidencia de forma respetuosa, el eslogan: “Ave César, los que van a morir te saludan”, es un mito, bastaba con una reverencia; a continuación, los contrincantes luchaban hasta la muerte por cuchilladas, por ensartamiento de una lanza, por estrangulamiento… Si el derrotado permanecía con vida, la plebe, por aclamación, exigía un veredicto; el César, o el mandatario pertinente, con pulgar hacia arriba: perdón, con pulgar hacia abajo: muerte. Los cadáveres, que durante algunos festejos se llegaron a contar por miles, eran arrastrados por esclavos hasta una fosa común llamada Spoliarium, previamente se les sustraían todas sus pertenencias, de ahí el significado “expoliar”.Gladiador... Los patrones de gladiador eran muy variados y singulares:
Samnita: El más legendario de los gladiadores, procedentes del centro de Italia. Gran escudo ovalado, casco con copete, peto, protección brazo derecho y pierna izquierda y como arma, una espada corta.
Tertiarius: Una especie de luchador de reserva. Tenía la misión de pelear cuando uno de los opositores no acudía o sufría una indisposición; o bien, batirse con el vencedor de una disputa.
Rudiarius: Hombres que ya tenían la libertad, la rudis, y que combatían únicamente por prestigio. Muy apreciados por el público.
Provocator: Como su nombre indica, salían al ruedo provocando. Un casco con llamativos penachos, coraza, gladius y escudo.
Dimachaerus: Originarios de Macedonia. Luchaban con dos espadas curvas; casco, extremidades protegidas y torso descubierto.
Essedarius: Muy espectaculares en la introducción de los juegos. Subidos en un carro con lanzas y una espada; cuando se terminaban las jabalinas continuaban la lucha a pie.
Equites: Gladiadores montados a caballo y fuertemente protegidos. Lanza, espada y un pequeño escudo redondo.
Sagitarius: Expertos arqueros subidos a caballo que se utilizaban en ocasiones especiales para conmemorar victoriosas batallas de la caballería.
Andabatae: Eran el júbilo de los espectadores. Combatían con un casco en el que la visera no les dejaba ver, a ciegas; normalmente peleaban contra condenados a muerte que iban desarmados.
Bestiarii: Se enfrentaban a bestias salvajes: leones, tigres, panteras, rinocerontes… Estos luchadores iban equipados con casco, lanza, cuchillo y látigo.
Taurarii: Los toreros de hoy día, lidiadores especializados en matar toros. Unos esclavos se encargaban de irritar al animal y el gladiador lo recibía con lanza en mano.
Venatores: Emulaban la caza de animales exóticos, como elefantes, jirafas y rinocerontes y el dominio que ejercían sobre ellos; semejante a los domadores de la actualidad.Gladiadores. El abanico de prototipos de gladiadores era muy holgado: Paegniarius, Veteranus, Meridiani, Catervarii, Scissores, Ordinarii… multitud. También hay evidencias de mujeres gladiadoras, aunque nunca fueron de la satisfacción del público, los romanos entendían que la gladiatura era una personificación de la masculinidad; las luchas femeninas fueron prohibidas por el Emperador Septimio Severo en el año 200. De todos los tipos de gladiadores los más populares, los que más enaltecían a la plebe por su garra y su agresividad fueron los Retiarius: red y tridente, Murmillones: espada y escudo semejante al de los legionarios, Tracios: cimitarra y escudo, y Secutores: gladius y escudo oblongo.

 . Algunos gladiadores se convirtieron en auténticos ídolos. El más famoso, por lo que supuso para Roma, fue Espartaco: un gladiador de origen tracio (Bulgaria) que, con más 30.000 hombres entre esclavos y luchadores, puso en jaque a la República Romana; Spiculus: un combatiente de la época de Nerón; Crixus: luchador de los tiempos de Espartaco, que participó en la rebelión, conocido por su crueldad (este elemento es el protagonista de la serie televisiva Spartacus); Flamma: un gladiador que obtuvo la rudis hasta en cuatro ocasiones; Carpóforo: un bestiarii sirio de la época de Domiciano famoso por haber aniquilado en una misma tarde un oso y un león…
. También generales y emperadores hicieron su aparición en el circo; el primero de ellos fue Publio Cornelio Escipión “el Africano” en 206 a.C. Durante el principado muchos fueron los emperadores que bajaron a la arena: Calígula, Tito, es posible que también Trajano, Geta, Caracalla y el célebre Cómodo, que presumía de haber participado en más de 500 combates; es de suponer que los rivales elegidos para luchar contra éstos, no lo serían al azar.

================================================================
©TruttaFario______El Arenal, XXVIII – V – MMXIV
================================================================

http://editorialcirculorojo.com/cronologia-del-imperio-emperadores/

https://www.amazon.es/Cronolog%C3%ADa-Imperio-Miguel-Salgado-Chinarro/dp/8491260935